martes, 9 de diciembre de 2014

Amaneceres en Guardamar del Segura - Alicante.

Amaneceres en Guardamar del Segura - Alicante.

Después de mucho tiempo sin escribir nada, me he decidido a hacerlo una vez más, la que va a ser la última aquí. Todo tiene su comienzo y su fin, este blog no iba a ser menos. Ya carece del sentido que tuvo, así que ahora por fin debe terminar.

Pienso que merece tener un buen final, como deberían tenerlo el resto de las cosas de la vida, y no dejarlo simplemente en el olvido como si nunca hubiera existido. Así que quiero terminarlo de una manera especial, acorde con lo que ha sido durante el tiempo que ha durado.

En la vida los finales son comienzos, así que es el momento de escribir otra historia, el momento de coger la vida y escribir una buena historia nueva día a día. Llevándola a cabo con los mejores propósitos e intenciones posibles.

Haciendo un poco de memoria, recuerdo que el primer paseo con el que se inició esta andadura fue en un sitio de costa, y este último también lo es en otro lugar de playa. 

El mar, nuestro querido mar...
 
Amanecer en Guardamar del Segura - Alicante

Quién vea el contenido del blog puede pensar que tanto el primero como este, quedan lejos de los lugares donde se han desarrollado todos los demás paseos o, quizás, le pueda parecer incluso que carecen de sentido, que no deberían estar aquí. Aunque a nivel personal, si que están relacionados completamente con las demás historias contadas y vividas en el resto de paseos, a lo largo de este tiempo. Siendo entendidos por quienes conocen mejor su significado.

El siguiente video, de cualquier modo, no deja de ser una buena recopilación de preciosas fotos montadas con un bonito tema de Neil Young – Philadelphia como música de fondo. En mi opinión merece la pena verlo, disfrutándolo mientras te imaginas andando por ese encantador lugar.

Son imágenes seleccionadas de la buena colección de fotografías que me traje de la playa de Guardamar del Segura, Alicante. Hechas en Agosto de 2014 durante mis paseos al amanecer por las largas y encantadoras arenas, cerca de las dunas de este bonito rincón al lado de la desembocadura del río Segura al mar Mediterráneo. 


Termino, mientras me imagino contemplando en solitario, las bellas olas bravas que se forman en ese lugar, oliendo el perfume del mar y, oyendo la música de su interminable romper en la costa, donde me mojaban y podía sentir su sabor salado con solo respirar.


Por muchos motivos, inolvidable Guardamar…