sábado, 2 de marzo de 2013

El Buitre – entre Caravaca y Moratalla.

Monte de unión entre los dos pueblos, con unos 1427 metros, el Buitre se convierte casi en una ruta obligada para los que vivimos por estos lugares, la cual por una razón u otra todavía no se había hecho. Habíamos estado varias veces al lado pero no terminamos de subir arriba. Desde aquí se pueden ver muchos de los lugares que hemos visitado en otros paseos cercanos.

Salimos desde Caravaca y cerca del último tramo de subida se llega al término municipal de Moratalla, al cual pertenece este monte. Desde arriba las vistas hacia la Comarca del Noroeste son espectaculares, viéndose Caravaca, Cehegín, Moratalla, con perfecta claridad, y en una mañana clara algo más también.


Comenzamos el paseo de hoy desde la Buenavista en Caravaca, subiendo hacia el Nevazo, llegando enseguida tras las primeras cuestas al nacimiento de agua de la Fuente los Frailes. Girando allí hacia la derecha y tomando el camino que recorre las faldas del Cerro Gordo por su parte derecha. Siguiendo el recorrido señalizado del PR 20, cogemos la senda que nos llevara al lado de la Casa de las Balsicas. Avanzando un poco más, enseguida se llega al Cerro del Mojón donde encontramos la primera bifurcación del camino. 




Antes de decidir por qué camino seguir se puede hacer una pequeña pausa en una explanada que nos encontramos a nuestra izquierda donde contemplar unas bonitas vistas de los cortados de la Peña Rubia, que quedan a la altura de nuestros ojos prácticamente.




Después de un ratito volvemos al camino, y en la bifurcación, el tramo de la derecha lleva hacia el Cortijo del Buitre, sitio muy cerca de aquí al que fuimos hace tiempo y también dejamos la ruta en el blog. Y el de la izquierda, el que elegimos hoy, nos llevara a un segundo cruce de cuatro caminos, de los cuales uno es por el que venimos, el de la derecha lleva al Cortijo de nuevo, el de la izquierda el que nos bajara después hacia la Fuente del Nevazo y por donde volveremos hoy de nuestro paseo, y el que tenemos delante el que nos llevara a nuestro destino de hoy, la cima del Buitre.  



Hasta llegar a este punto del cruce hay poco nuevo que contar, ya que aparte de lo dicho anteriormente, por este camino ya hemos pasado alguna vez, y hay muchas fotos en la entrada del blog que comentaba antes, así como en otra del día que estuvimos por las faldas del Cerro Gordo.



Lo que si es nuevo, es que en los días anteriores ha estado nevando por estos lugares, si que me esperaba encontrar restos de nieve, pero el caso es que había bastante más de la que me esperaba, y disfrute pisándola además de contemplar el bonito paisaje que la nieve pinto, el cual es difícil ver por estos lugares.

La sensación de ir pisando nieve fresca, mientras vas dejando nuevas huellas en ella, es muy agradable, el oír su crujir particular en el silencio del monte a cada paso que das es verdaderamente un deleite para los sentidos. Mientras, a su vez, el sol convierte la que queda sobre las copas de los pinos en una pequeña lluvia, la que oyes caer lentamente a tu alrededor y la cual a veces te moja cuando pasas por debajo de los árboles, siendo el mismo sol que la ha derretido haciéndola agua, el que se encarga después de evaporarla, secándote esas gotas que han caído sobre ti.

 

Las vistas son verdaderamente espectaculares y preciosas, llegar arriba merece la pena realmente, y el esfuerzo, sobre todo del ultimo tramo, compensa cuando sentado por fin arriba disfrutas viendo y sintiendo todo lo que hay a tu alrededor. 

Diferenciando los distintos paisajes, nos encontramos conforme llegamos arriba, a nuestra espalda y hacia la izquierda la zona con las vistas quizás más bonitas, ya que es donde más nieve queda. Vemos la Peña Rubia por su parte trasera, el Nevazo de Arriba, y si nos fijamos podemos ver el edificio del observatorio, también se ven perfectamente los árboles y la explanada de la casa del Nevazo de Arriba. 

En la perspectiva un pino se empina queriendo parecer más alto que todo lo que tiene delante.



  
Enfrente nos encontramos la zona de Moratalla, donde podemos ver perfectamente el pueblo, su castillo y toda la zona de los alrededores, y hasta la parte de la Casa de Cristo. Aunque sin prismáticos, pero gracias a una visita reciente al lugar que también esta en el blog, me parece distinguir la zona por los montes que tiene cercanos y que si se ven bien desde aquí.



 
Y a la derecha tenemos Caravaca, algo tapada por el Cerro Gordo, Cavila, también se puede distinguir la autovia, Cehegín y algún pueblo también cercano, Bullas algo más lejos y Calasparra.



Un paseo genial, un bonito día con sol y nieve, disfrutando con mis nuevas, buenas, bonitas botas que tuvieron su bautizo de honor en nieve, como debe ser; con mi nuevo, malo, bonito palo, una rama de pino lijada por mí, y un lugar nuevo, con unas increíbles vistas. 


Ya de vuelta hasta llegar al cruce antes mencionado, viendo la Peña Rubia más cerca, seguimos bajando hacia el camino del Nevazo, parta tomar el camino de vuelta. Haciendo el recorrido comentado el paseo se quedó en unos 20 Km.



La bajada es bien conocida, muchas veces la hemos andado en los dos sentidos así que en ocasiones también está bien desviarse unos metros para coger una senda alternativa mientras sigues a una bonita mariposa amarilla que te indica por donde atajar unos metros en algún recodo o curva del camino, haciendo así más amena la vuelta.