martes, 24 de abril de 2012

Caravaca-Estrecho de las Cuevas-La Encarnación.

Para esta mañana hemos preparado otro paseo, esta vez y por cambiar, ya que llevamos una temporada solo saliendo en zonas monte, decidimos dar una vuelta por la zona del Río Quipar, por La Encarnación y alrededores.


Hoy el plan era hacer reconocimiento del terreno para futuros paseos por la zona, ya que este camino forma parte de otro de los grandes caminos que llegan a Caravaca, el camino del Alto Guadalentín que viene desde Águilas. 


Empezamos a caminar a la altura del Cortijo de las Tres Carrasquicas, ya que nos pareció más bonito ver de aquí en adelante y para que nos quedara tiempo de ir a la Encarnación y volver. Comenzamos por esa zona que también esta comunicada con la carretera de Granada, a la altura del cementerio, por donde luego volveremos.


Para llegar al lugar y, siguiendo el recorrido de este camino de Gran Recorrido, vamos desde la zona de la calle de Los Molinos hacia la urbanización Nueva Caravaca, por donde cogeremos el camino justo antes de empezar las casas, a nuestra izquierda, por aquí llegaremos en unos 5 Km al Cortijo de las Tres Carrasquicas, un poco mas adelante veremos ya la senda de frente por donde seguiremos, dejando el camino asfaltado por donde veníamos hasta la vuelta.



Según pensamos, el andar por estos lugares en primavera añade un encanto especial al paseo, ya que como se puede observar en las fotos, todas estas plantaciones de cebada están verdes, pareciendo un gran manto que lo cubre todo, dándole un movimiento y colorido especial al paisaje muy bonito.




Conforme vamos andando y como vamos paralelos por esta zona a la carretera, vemos la zona del cementerio de Caravaca a la derecha. Se ven los coches subiendo y bajando por esta carretera, hasta que un poco mas adelante dejamos de verlos, ya que la carretera hace una curva hacia la derecha para llegar a la zona de Cavila y, nosotros seguimos rectos.



Con la vista de la Sierra de Las Cabras a lo lejos, viendo sus picos, vamos avanzando hasta llegar a una zona donde hay un puente de piedra, que hace de base para una conducción de aguas, sirviendo ésta para la explotación agraria de la zona, según leemos en un cartel de la zona.



Nos encontramos también con varias cosas interesantes por el camino, una de ellas una roca puesta como en una pequeña explanada, que en principio pensamos que fuera un tipo de piedra de algún molino, o una especie de altar pequeño. Pero no, parece ser que por lo que hemos leído, que es usada desde hace mucho tiempo como pedestal para posar a la Virgen de La Encarnación cuando la llevan en Romería. Varios bonitos detalles más del camino pudimos observar en el recorrido.




Y a partir de aquí  ya vamos llegando a la zona más bonita en cuanto a vegetación, ya que nos acercamos al cauce del río. Ya se sabe que donde hay agua hay vida y la vegetación aquí abunda, desde los álamos mas altos hasta el musgo del agua, pasando por zarzales, flores de un montón de variedades. Y claro, pájaros y demás animales que acuden al agua.



Vamos viendo los distintos cortijos de la zona, algunos de ellos antiguos molinos al lado del rió, como no podía ser de otra forma.




Avanzando un poco más, vamos viendo que el camino nos va a llevar al pequeño desfiladero del Estrecho de las Cuevas, vemos que el material de las rocas parece más bien calizo, llenándose así la roca de agujeros, y previniéndonos de dichas Cuevas.



Zona de agua brotando por varias partes de las rocas que nos pareció preciosa, junto con la buena temperatura que a la sombra hacia en esta hora de la mañana, sin duda un lugar tranquilo, donde relajarse oyendo el agua caer desde los saltos de roca hasta las pozas y a los pájaros cantar.



  


La pared que teníamos delante también es muy bonita, llena de pequeñas cuevas con  entrantes y salientes en la roca.




Decidimos volver justo antes de llegar al Arrabal de la Encarnación, alrededor de un Km antes de La Encarnación,  justo después de pasar por el Estrecho de la Cuevas y Cuevas del Rey Moro, donde vimos una pequeña Ermita a pie de camino, y descansamos unos minutos sentados en sus poyos a la sombra antes de retornar.



Dejamos también estas últimas bonitas fotos de paisajes, hechas cuando ya de vuelta íbamos recreándonos de nuevo la vista con toda esta zona, que en ésta época primaveral tiene como decíamos unos contrastes de color encantadores entre este cielo tan azul, breves reflejos de nubes blancas moldeadas por el suave aire y los aviones al pasar junto con ese verde tan intenso del manto creado por el cereal creciendo mecido también por el aire y, creando así distintos tonos.





Nos ha creado un especial interés esta zona de La Encarnación por sus asentamientos desde el Paleolítico hasta hoy día. Se encuentran aquí restos del hombre de Neandertal en la Cueva Negra, el poblado Argárico de la Placica de las Armas, el poblado Ibero de los Villares, la zona Romana con su cantera y templos, La Cueva del Rey Moro de la Edad Media y la vieja ermita de Nuestra Señora de la Encarnación.


Así que por todo esto creemos que a esta zona le quedan muchos paseos, muchas zonas que visitar, aprender de ellas, disfrutar del lugar y empaparnos de su historia. De modo que continuará...


martes, 17 de abril de 2012

Caravaca – Las Fuentes – Nevazo, PR-MU 17.

Recorrido por el PR-MU 17, el PR 1 de Caravaca de la Cruz.



A veces mientras voy paseando pienso que lo importante no es de donde he salido, ni a donde voy a llegar, ni siquiera el camino que he tomado, sino que lo verdaderamente importante es cada momento en el cual estoy disfrutando ese paseo, lo que me recuerda algo que si no me equivoco dijo John Lennon, “La vida es lo que te está ocurriendo mientras piensas en lo que vas a hacer con ella”. 

Y porque digo todo esto, pues lo digo porque hemos variado el recorrido del PR, no haciendolo completamente como muestran los carteles, las variaciones han sido: no empezar en Las Fuentes, subir a lo alto de la Peña Rubia, bajar de nuevo por la Peña del Gato y terminar por el camino de Mayrena. 


Amanece un día bueno, pues hoy toca, hacia tiempo que teníamos ganas de seguir alguno de los PR´s de Caravaca porque habíamos pasado por delante de un montón de marcas sobre el terreno en paseos que hemos hecho por estas zonas, y ahora aprovechando que las hemos visto recién re-pintadas, pues pensamos que era el momento. 

 

El caso es que este PR esta organizado para empezar en las Fuentes del Marques pero como esta zona es facilita y llana se ha dejado para el final, variando sobre el recorrido como decíamos. De tal manera que empezamos en la calle Jardinico hacia la Buenavista, y subiendo por la parte izquierda y detrás de las casas de la urbanización hasta llegar arriba del todo.




Donde seguimos rectos hacia la Cuesta de Los Montadores, subiendo poco a poco y dejando la Peña del Gato a nuestra derecha.



Seguimos por una senda donde descansamos de las piedras de la cuesta anterior y disfrutamos de arbolado y sombra,  hasta desembocar de nuevo al asfalto que nos lleva hacia la Barquilla, y que viene del Área Recreativa del Nevazo de Abajo, por donde podríamos haber subido o bajado también.




Un poco más adelante, después de seguir un rato por el asfalto, comienza a nuestra derecha la senda por la que todavía no hemos andado nunca, ya que lo anterior si que lo conocíamos de otros paseos.




A partir de aquí empezamos a caminar por una senda bien señalizada con pintura sobre piedras y pivotes de madera, se ve todo recién pintado como se decía y los pivotes de madera parecen nuevos. También agradecer desde aquí a toda esa gente que se toma las molestias y el trabajo de mantener las señales tan cuidadas, para facilitarnos estos paseos a los demás.




Poco a poco nos adentramos con la mirada puesta en la Peña Rubia, acercándonos cada vez más a ella, hasta que vamos llegando a los Frailes de la Peña Rubia y desde allí hasta el Área Recreativa del Nevazo de Arriba. La senda transcurre entre vegetación abundante, variada, y muchísimos pinos, también se ven carteles explicando que son algunas de las plantas, arbustos y arboles que nos vamos encontrando.




Pasamos por detrás de las casas de la Peña Rubia. La senda casi todo el camino  es perfectamente visible y cómoda de andar,  pero tiene algunos tramos algo complicados y peligrosos donde se estrecha demasiado y hay que ir con cuidado de no resbalarnos y caernos por algún cortado. Por esta zona las abejas se ven haciendo muy bien su trabajo, y los panales están al lado del camino.




También hay otros momentos en que prácticamente no hay senda y hay que ir andando por zonas mas rocosas sin perder de vista la siguiente señal, sino queremos perdernos, o meternos en los zarzales, “ejem”, especialmente debajo de la pared de roca de la Peña Rubia, bueno teniendo cuidado no tiene porque pasar nada, se puede andar muy bien, aunque la bici por aquí como que no.




 
El paisaje que se va viendo a lo largo de toda esta senda que nos va acercando a la pared es encantador, hay todo tipo de vegetación desde los espinos o el tomillo mas bajo, hasta los pinos mas altos y viejos, el conjunto es verdaderamente diverso y bonito, así como la variedad de cantos de pájaros que se oyen a lo largo de todo el camino.




Merece la pena a veces pararse un momento solo por mirar y oír, observando el entorno y todo lo que nos rodea, mientras respiramos a romero, tomillo, pino y otros olores característicos del monte.





Impresionante vista de dicha pared desde abajo, a los escaladores se les tiene que hacer la boca agua. Y a los que no somos también se nos cae un poco la baba cuando miramos hacia arriba y vemos toda esta pared delante de nuestros ojos, una zona tranquila donde relajarse contemplando todo a nuestro alrededor.

 



Poco a poco se le va dando la vuelta bajo la pared, andando por una zona rocosa, con espinos y zarzales, teniendo cuidado de no resbalar, hasta que hay un momento en el que hay que buscar el mejor sitio para cruzar al otro lado y alejarnos un poco de la pared, acercandonos de esta manera poco a poco a la zona de los merenderos.




A partir de aquí seguimos por el sendero de nuevo, despues de haber buscando el mejor sitio para cruzar y siguiendo por enfrente de la pared, subimos unos metros y pasamos por al lado de una cueva entre las rocas, al poco tiempo llegamos ya al AR del Nevazo de Arriba.




Seguimos hacia el cortijo del Nevazo de Arriba para tomar la cuesta que sube hacia el Collado del Reventón, la Peña Rubia,  desviándolos a la mitad de esta, ya que el camino se separa en dos. Todo este trocito está mas explicado y con mas fotos en el paseo de la peña Rubia, también en el blog.




Sinceramente, y aunque el recorrido no lo incluya, estar aquí al lado y no subir hasta la cumbre no me gusta, así que subimos a ver los paisajes desde arriba del todo, aprovechando para sentarme y comerme mi naranja que con tanta ilusión he cogido esta mañana para comérmela aquí arriba, jeje, mientras se disfruta viendo todo lo que hay a nuestros pies.





Así que después de esta pequeña parada, damos la vuelta y se baja un poco para continuar donde habíamos dejado el recorrido, justo derecho de cómo veníamos, y dejando la Peña Rubia a la izquierda ahora.




Se comienza a bajar el Collado del  Reventón o Peña Rubia, hay que decir, que por aquí hay un tramo donde se tiene que llevar cuidado de no resbalar, el suelo tiene muchas piedras y junto con la pendiente vas al suelo rápidamente en cuanto te despistes.





Bien, pues una vez pasado ese trocito malo, se vuelve a andar en senda y el camino vuelve a ser mas agradable de andar, poco a poco dejamos el cerro atrás y desde abajo ya lo echamos de menos, viendo un bonito detalle de un romero en flor nacido en una roca.




Siguiendo por la senda llegamos de nuevo al camino de la barquilla, en el Collado del Castillico. Variando aquí también sobre el recorrido original y haciendo desde aquí el camino inverso a cuando vinimos, andando de nuevo sobre asfalto y pasando por al lado de la roca donde nos desviamos hace un rato cuando cogimos el sendero. Seguimos por asfalto hasta de nuevo llegar a la Cuesta de los Montadores por donde bajamos hasta la Buenavista.




Al llegar al principio de la Buenavista, y como habíamos pensando, nos dirigimos por el camino que sale a nuestra derecha hacia las Fuentes. Trocito del paseo que me trae personalmente muy buenos recuerdos de la infancia, cuantas veces me traía mi abuelo a sentarnos en “las tres carrascas” como le decíamos a un bonito lugar que hay enfrente de una casa y a la sombra de esas tres carrascas, y también a coger bellotas si estaban en temporada.




Sin dejar el camino llegamos a esta curva con el muro de piedras al que daremos la vuelta para subir un poco y salir al Copo.





Llegando así sobre las Fuentes del Marques, bonito lugar, refugio y paseo de tantos momentos pensativos para los que vivimos aquí, donde ahora todo está tan verde en primavera.





Desde allí seguimos andando hacia el camino de Mayrena, lleno de amapolas y florecillas a los lados de la carretera, para salir cerca del Jardinico donde comenzamos hoy.
Sinceramente un paseo precioso, lastima que hoy nos faltara alguien importante en estos paseos, esperamos que se recupere pronto y vuelva con muchas ganas de nuevo.



El aparatito hoy se quedo un poco tonto al final del paseo, así que desde que se tomo el camino en la Buenavista hacia las Fuentes y después por el camino Mayrena, todo eso no ha quedado reflejado, aun así todo lo demás si, y aquí se deja. En cuanto a la distancia el aparato marco casi 12 Km, pero como se fastidio la medición, seran alguno mas.

Mapa y datos del paseo Caravaca – Las Fuentes – Nevazo, PR-MU 17, con Endomondo.


Segunda parte…

Como no podía dejarme sin recorrer la parte que me deje del final, otra buena mañana  me puse con ella.

Comencé de nuevo el paseo por el mismo sitio que comienza el recorrido original, en la Buenavista, subiendo de nuevo por la izquierda de las viviendas, hasta llegar arriba y luego a continuación seguir por la cuesta de piedras de Los Montadores que lleva hasta el asfalto del cruce entre el Área Recreativa del Nevazo de Abajo y La Barquilla.


Seguí hacia arriba a la izquierda en dirección hacia la Barquilla, como en el día anterior, hasta encontrarme sin dejar el asfalto con la piedra que señala el desvío hacia las faldas de la Peña Rubia, recorrido del día anterior, escrito en la parte de arriba, ignore dicha piedra, y seguí avanzando unos pocos metros más hacia arriba, hasta que se ve el camino de vuelta desde la Peña Rubia, y donde hay otra gran piedra que tiene un especial interés para mi, ya que en ella siguen estando dos matas de romero, increíble. 


Allí, donde se puede ver enfrente la cadena que corta el camino hacia la Barquilla, justo en ese sitio a nuestra izquierda hay una especie de pequeña explanada con un camino que va subiendo, y por allí es por donde continuaremos hoy viendo cosas nuevas a partir de entonces. 

Desde ese momento hasta el final el suelo va empeorando pasando del asfalto por el que veníamos, a la senda sin piedras, y un poco mas adelante se sigue hasta el final andando monte a través, sin senda alguna, y buscando donde poner el pie entre las piedras, espinos y baja vegetación.



Recordando el tramo anterior del recorrido y comparándolo con el de hoy, es el de hoy con diferencia el más difícil de andar. 

Subiendo por el camino, se ven bastantes señales pintadas indicando por donde seguir. Conforme vamos llegando a la cima de ese monte también se ven señales verticales, tanto pivotes de madera como de hierro pintados. La pena es que siempre hay alguna que el aire u otros elementos han doblado, tirado o roto por estos lugares, que son precisamente los sitios donde menos referencia hay para poder continuar por el sitio correcto, o bajar por donde menos peligro se tenga, ese detalle es el único punto que no me gusta de estos recorridos. Ya que justo cuando más falta hace tener referencias de por donde seguir a veces es por donde menos las encuentras. 

Y tengo que decir que está perfectamente señalizado y que el trabajo de señalizar todo el camino es de agradecer, además es un esfuerzo importante de mantenimiento y repintado, por supuesto que muy bien hecho, pero a veces la caída o rotura inevitable de dos señales contiguas te pueden despistar unos metros del recorrido si es la primera vez que estás en estos sitios, ya que monte a través como decía es más complicado seguir la ruta correcta.

 

Como siempre las vistas preciosas, viendo los montes que ya conocemos de la zona, pero hoy desde otra perspectiva, se puede ver el Cerro Gordo, y se puede apreciar perfectamente su perfil de los picos de los montes que lo componen, o la Peña Rubia por su otro lado, distinto del que estamos acostumbrados a ver,  viendo el camino de bajada que utilizamos el día anterior del recorrido para descender de ella, se ve también la explanada de la Barquilla, siguiendo a continuación con el Collado de la Cruz, Puntal de la Ventana, Loma Victoria, etc. A continuación el cortado del Barranco del Agua y el Cerro de los Siete Peñones, y así terminando el recorrido visual circular vemos Caravaca a nuestros pies y Cehegín algo más allá.


 

La bajada se hace difícil por el terreno como comentaba antes, así que unas botas son imprescindibles para estos lugares. Poco a poco con cuidado de no despistarse de las señales y teniendo un poco de lógica, observando el entorno si es que dejamos de verlas en algún momento, seguimos bajando hasta que se ve como nos vamos acercando sobre los árboles de las Fuentes, teniendo el barranco a nuestra derecha, y un poco más lejos la urbanización del Llano, lo que nos confirma que queda ya poco para terminar hoy.


Continuamos bajando un poco más hasta que por fin llegamos al nacimiento de las Fuentes y Casa Mayrena, siguiendo la valla metálica que al poco nos lleva al camino que baja al paseo del copo, donde girando a la izquierda iremos hacia la parte arriba del camino del mismo. 

Con idea de terminar donde comenzamos, en el inicio de la Buenavista, seguimos ese camino pasando por detrás de Apcom y girando en el muro circular de piedra de las casas para coger el camino de las tres carrascas como yo le digo, que es el que va paralelo y por encima al de Mayrena, finalizando ya muy pronto donde comenzamos. 

Con el tramo de hoy se termina de ver todo el recorrido de este PR-MU 17 que de sencillo y pequeño no tiene nada, ya que tiene muchos tramos de monte, sin senda, y con más de una zona de riesgo.