martes, 27 de marzo de 2012

Bullas – Sendero del Romero – Venta del Pino.

Hoy ha tocado el PR-MU 30, en Bullas. Ha sido un recorrido de ida y vuelta por el mismo camino, hay distintas posibilidades pero el recorrido de ida hacia la Venta del Pino nos gusto tanto que decidimos volver por el mismo sitio, dejando para futuros paseos hacer la vuelta desde el final hacia el PR-MU 32, y hacer así un recorrido circular. 


O también, el que más nos llama la atención de momento, que es el del Sendero Natural del Romero, el PR-MU 30.1, variante del que hemos hecho hoy, y que se une con la Vía Verde después de pasar por el Cristo del Carrascalejo y desde donde podríamos volver para Bullas, nuestro origen de hoy, o tomar la dirección de Cehegin y Caravaca.


Empezamos en el Camping de la Rafa, en Bullas, con dirección hacia el alto del cementerio y cogiendo desde allí la ruta que nos lleva hacia la Vía Verde, recorrido que ya hicimos hace un tiempo, cuando desde el Carrascalejo vinimos hasta aquí, y que también esta en el blog. 


En aquel momento vimos la información de los carteles de las fotos, donde explica una serie de senderos conectados entre si, y a los que no les perdimos la pista para ir andándolos poco a poco. Hay que decir que la zona parece haber sido repintada recientemente porque están perfectamente visibles las marcas en todo el camino, además de muy bien señalizado y cuidado.


Como decía, hemos empezado el paseo por el camino que nos lleva a la Vía Verde del Noroeste, dejando atras una zona urbanizada con casas y naves. Avanzando los primeros metros por asfalto, hasta llegar  justo al cruce que vemos por donde seguimos por el camino de la izquierda para entrar ya en el Itinerario Ecoturísico y al sendero natural del Romero, e ignorando a nuestra derecha el trazado de la Vía Verde.



Como ha estado lloviendo hasta hace unos días, lloviendo y nevando, juntándose con las buenas temperaturas y el sol de marzo, se pueden ver todas las plantaciones y el paisaje como están de color verde intenso. 
Íbamos pensando y diciendo mientras nos recreábamos la vista, que ahora que de nuevo les estaba dando el sol, “estaba chulisimo”, y la  verdad es que da gusto verlo. Mientras disfrutábamos paseando acompañados del buen tiempo que nos estaba haciendo, enseguida llegamos al Arroyo de Los Muletos.



A lo lejos hubo un momento donde en el horizonte nos pareció ver donde estuvimos en nuestro anterior paseo, pero la verdad es que estábamos disfrutando de lo que teníamos  más cerca, de toda esta zona tan verde que parece recién plantada y que nos recordaba paisajes del norte o porque no, de la campiña Francesa.



Llegando al Barranco de las Pertigueras y cuando íbamos tan tranquilos observando todo el entorno, el paisaje, el canto de los pájaros y la tranquilidad que se respira en esta zona, de pronto oímos unos jadeos y al mirar hacia atrás nos encontramos con un nuevo compañero de viaje, un perro que nos acompaño todo el resto del paseo.


No ladro ni una vez, a veces se nos pegaba mucho, jugando y cortándonos el paso, pensando que tendría sed le dábamos un poco de agua y enseguida se ponía a nuestro lado de nuevo, a veces adelantándonos imponiendo su ritmo y otras quedándose en la retaguardia, hasta ver por donde seguíamos. A mí siempre me han gustado los perros, quizás los que más me gusten sean los pastores alemanes. Y de él, que nos eligió para acompañarnos en el paseo, me encapriche, por noble, guapo y listo, aunque en la vuelta a casa cada uno tomamos caminos distintos. Ya es la segunda vez que nos pasa, encontrarnos durante el paseo un perro y que nos acompañe por su cuenta todo el tiempo.



Volviendo a hablar del paseo, el terreno y la vegetación por aquí cambian totalmente y pasamos de una zona donde hay plantaciones de cereales y de vid, a una zona de pinos y más de monte.


En este punto podríamos haber girado hacia el Carrascalejo pero hoy habíamos decidido continuar por el camino hacia la Venta del Pino. Así que continuamos por la izquierda adentrándonos durante un buen rato por una senda algo mas estrecha y donde la vegetación continua siendo de pinos, carrascas y árboles variados.


Hasta que al cabo de un rato vuelve a cambiar el paisaje, ahora cuando la senda vuelve a hacerse camino, tras un pequeño repecho, el paseo de hoy nos da otra sorpresa, cientos de almendros en flor que nos rodean a ambos lados, precioso lugar durante esta época del año.



Nos encontramos con alguna casa, integrada perfectamente en el entorno, con mucho espacio libre, sin duda un lugar bonito para vivir. O por lo menos para pasar una temporada respirando tranquilidad y aire limpio.



Saliendo ya de la zona de plantaciones de almendros, tuvimos prácticamente a continuación otra sorpresa, la verdad es que nos sorprendirnos porque no nos esperábamos encontrar tanta variedad de plantaciones, vegetación y árboles distintos en tan poco espacio. Zonas diferentes unas de otras, y pasando de un entorno a otro en cada curva del camino.
Pues bien ahora lo que encontramos son olivos, algunos mas grandes y mayores detrás y otros mas jóvenes delante.
 

Y a continuación montones de viñedos de nuevo, recordemos que los vinos de Bullas tienen Denominación de Origen y que de aquí salen muchos de los mejores vinos de la Región de Murcia.



Pues bueno el caso es que ahora nos encontramos con unas zonas que no tienen nada que envidiar a las que se ven en la película “Un paseo por las nubes”, y que nos hicieron recordarla. Sin duda otro bonito rincón más de los que llevamos vistos hoy.


Ya al fondo del camino se ve el final de hoy, La Venta del Pino. A la derecha seguimos viendo cientos de viñedos y a la izquierda cereales, ahora de momento convertidos en verdes praderas. Seguimos apreciando la combinación de colores en los paisajes y la variedad de vegetación en un misma zona. Hay que decir que desde hace un rato nos encontramos ya en el término municipal de Cehegín.



Ahora nos toca volver y con la Venta del Pino ya a nuestras espaldas volvemos la mirada para contemplar de nuevo la zona y volver como decíamos al principio por el mismo camino, aunque a la izquierda podríamos haber cogido el PR-MU 32, haciendo el paseo circular, en vez de ida y vuelta por el mismo sitio. Pero así aprovechamos para recrearnos y tomar alguna foto más de sitios en los que no nos hemos fijado antes bien.



El recorrido de hoy se nos ha quedado al final con unos 24 Km., algo más de lo que pensamos cuando vimos el mapa, haciendo ida y vuelta por el mismo lugar, pero es una zona que merece la pena sin duda.

Mapa y datos del paseo Bullas – Sendero del Romero – Venta del Pino, con Endomondo.


martes, 13 de marzo de 2012

Caravaca - la Peña Rubia.

Hoy nos hemos quitado una espina que teníamos clavada también desde hace tiempo, subir a la Peña Rubia de Caravaca. Nos hemos portado muy bien con este buen paseo de casi 26 Km, comenzando en la Avenida de los Andenes, camino del Jardinico y subiendo por la Buenavista hasta el Nevazo, continuando por este para llegar a la cima, y después volver por el mismo camino.


Desde la Buenavista tomamos a la derecha por una calle entre los chalet tomando una corta senda que nos lleva a la carretera que sube para el Nevazo, en vez de ir hoy por la casa de las piñas o por la cuesta de Montadores, con la intención de acortar un poco el paseo ya que no pensábamos comer fuera, y al final se ha hecho largo como imaginábamos.



Por casi todo este paseo habíamos estado antes, como se puede ver en entradas anteriores del blog, paseos de los primeros como el del área recreativa del Nevazo de abajo, o el del Observatorio, el cual recorrimos en bajada y de vuelta a casa, lo que hoy vamos a subir hasta el desvío de La Peña Rubia, muy cerca del Observatorio como queda marcado en los datos de los mapas que dejamos siempre al final. 



El camino nos lleva en subida todo el tiempo, pasando por la Fuente de los Frailes, A.R. del Nevazo de Abajo, A.R. del Nevazo de Arriba, y sin dejar la pista forestal llegamos a la cuesta del collado del Reventón, la que sube al Observatorio también y que hoy no vamos a terminar de subir, ya que nos desviamos un poco antes del final a la izquierda.



Durante todo el tiempo no perdemos de vista nuestro objetivo, viéndolo cada vez mas cerca conforme vamos subiendo. Las cuestas a veces se hacen más llevaderas y otras veces menos, pero con ánimo hemos llegado ya al A.R del Nevazo de Arriba.



Mientras paramos un momento en estas mesas para tomar aire y encarar con ánimo la cuesta del Reventón, se nos vino a la cabeza una reflexión, y respetando a todo el que lo haga, pero pensamos en quien viene hasta lugares como estos a ver si puede matar algún animal, y no para comérselo, sino por el simple hecho de matarlo. Con lo bonito que es ver correr por ejemplo unos gamos o ciervos, por en medio del monte y que haya gente que se dedique a matarlos solo por hacerlo. En fin yo personalmente creo que nunca lo entenderé. 



Una vez tomado aire y pasados los merenderos, el camino nos lleva otra vez en subida hasta el cortijo del Nevazo de arriba, con su arbolada de álamos, dicen que donde los hay es porque hay abundante agua. A continuación de ellos fue por donde empezamos nuestra última cuesta de subida hoy, en la cual a su mitad mas o menos sale el desvío para el Collado del Reventón, que aquí le llamamos la Peña Rubia por su color amarillento y rojizo cuando le da el sol al cortado.

 

Desvío que nos lleva por una senda con bastante menos pendiente que todo lo que llevamos andado y rodeada por pinos de grandes piñas, que nos acompañan hasta el destino de nuestro paseo de hoy.


 



Llevamos cuidado ya al final en la parte más alta, si por supuesto queremos ir a añadir con nuestra mano otra piedra al montón existente que señala la cumbre, porque el suelo esta lleno de piedras sueltas y con bastante filo que nos pueden dar algún susto.





Nos encontramos con una explanada, una antena y estación meteorológica, con varias zonas a ambos lados y al frente, donde podremos ver distintos paisajes, desde los montes más cercanos que hay alrededor de Caravaca, la zona del Buitre también, hasta más a lo lejos una impresionante vista de buena parte de ésta comarca del Noroeste por todas sus partes.





Desde ésta zona se ven muchos de los caminos que otras veces hemos cogido, como el de La Barquilla, incluso desde aquí se puede ver el helipuerto. Así como por detrás el que va al Observatorio y si nos fijamos podremos ver desde algunos sitios de ésta explanada la parte superior de este así como las antenas que tiene encima éste retén forestal. Se ven también todos los caminos por donde hemos ido viniendo hasta llegar aquí.





Casi al borde de uno de los cortados están unas piedras planas que invitan a sentarse en ellas, donde por fín sobre La Peña Rubia y disfrutando del precioso paisaje descansar un rato las piernas, pudiendo respirar a pleno pulmón aire limpio. Este día nos hizo un tiempo soleado genial sin una sola nube en el cielo y una temperatura increíble para éstas fechas.



La verdad es que nos hubiéramos quedado aquí arriba durante bastante más tiempo del que estuvimos. 


Sentados aquí en el borde con todo esto a nuestros pies la vida se ve de otra manera. Pero ahora toca volver…

Mapa y datos del paseo Caravaca – la Peña Rubia, con Endomondo.